Europa abre la vía a la recapitalización directa de la banca española

  • El fondo de rescate dejará de ser un acreedor preferente
  • Se flexibilizarán las condiciones para la compra de deuda
  • Monti: “Ha sido una discusión dura y tensa, pero ha merecido la pena” 
Tras  horas de reunión, los líderes de los 17 países de la zona euro han alcanzado un acuerdo para aliviar la presión de los mercados sobre la deuda española e italiana.
La canciller alemana, Angela Merkel, ha accedido finalmente a que el fondo de rescate pueda recapitalizar directamente a la banca española, aunque solo una vez que el Banco Central Europeo (BCE) se convierta en supervisor único de las entidades financieras.
En ese momento, se podrá prescindir de la intermediación del Estado y, por tanto, eliminar el peso que el crédito de hasta 100.000 millones concedido a la banca tiene sobre la deuda pública y el déficit.
Además, los fondos a través de los cuales se canalizará la recapitalización de la banca española —primero, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF); y luego su sucesor, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)— perderán el carácter de acreedor preferente a la hora de reclamar sus deudas. Este privilegio había ahuyentado a los inversores, temerosos de verse relegados al último puesto en caso de impago, lo que aumentaba el riesgo asociado a los bonos españoles.
Finalmente, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha anunciado que se “flexibilizarán” los requisitos para que los dos fondos europeos de rescate, el provisional y el permanente, puedan comprar deuda en el mercado secundario de aquellos países que cumplan sus compromisos de ajuste y consolidación fiscal.
El acuerdo, que el primer ministro italiano Mario Monti ha recibido con "doble satisfacción", recoge condiciones similares para Italia, la otra gran economía del euro con serias dificultades para financiarse, según informa Financial Times. Irlanda podrá acogerse a condiciones similares, según el rotativo británico. Los líderes de la UE han encargado a la Comisión que configure el plan "de manera urgente".
El presidente español, Mariano Rajoy, no quiso pronunciarse sobre el acuerdo, aunque salió de la sede del Consejo Europeo visiblemente satisfecho; mientras que el primer ministro italiano, Mario Monti, reconoció que la discusión había sido “dura y llena de momentos de tensión”, pero “ha merecido la pena”, subrayó.
Rajoy y Monti habían sorprendido por la tarde a los demás líderes al vetar la aprobación del plan de crecimiento de la UE por un importe de 120.000 millones de euros, equivalentes al 1% del PIB de la UE. Fuentes diplomáticas dijeron que España respalda plenamente este plan, pero subrayaron que “no sería creíble ni mucho menos suficiente” si no iba acompañado de medidas para estabilizar “a corto plazo” los mercados financieros. En su pelea, Monti y Rajoy contaron con el decidido apoyo del nuevo mandatario francés, François Hollande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué le ha parecido? ¡Dejé su opinión o su comentario aquí! ¡Gracias!