La dureza del Amor.

Es duro saber que la persona que amas no te ama, pero más duro es esa duda de que a veces sí, a veces no, esa duda MATA. ¿Mis sueños? Se rompieron. En esta dura batalla he perdido parte de mí, me he llegado a sentir afortunado viviendo grandes momentos, pero también fracasado, como un juguete, porque ratos no eras capaz de aclararte ni tu misma.
Me gustaría que lo nuestro, esa cosa especial, hubiera perdurado, cumplir algunos sueños que tuvimos en común, en definitiva, me gustaría haberte podido hacer más feliz, no pudo ser… He luchado todo lo que he podido, he aguantado, he intentado hacer todo lo que estaba a mi alcance, pero no fue suficiente, como casi siempre, perdí yo,
Dicen que de todo se aprende, así que yo, con el tiempo espero con el tiempo sacar una sabia lección de esta derrota…. Mientras tanto a intentar olvidar.

He aprendido...

He aprendido que los amores, pueden llegar por sorpresa o terminar en una noche. Que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos, y que por el contrario, un desconocido puede volverse alguien inseparable. Que el “nunca más”, nunca se cumple, y que el “para siempre”, siempre termina, Que el que quiere, lo puede, lo sigue, lo logra y lo consigue. Que el que arriesga no pierde nada, y el que no arriesga, no gana. Que si quieres ver de verdad a una persona, búscala, mañana será tarde. Que sentir dolor es inevitable, pero sufrir es opcional. Y sobre todo, he aprendido que no sirve de nada, seguir negando lo evidente.

¡Recuerda! Nunca te duermas sin un sueño, ni te levantes sin ningún motivo ...

Nunca te duermas sin un sueño, ni te levantes sin un motivo, tampoco vivas por nadie que no esté dispuesto a vivir por ti, recuerda que ningún día se parece a otro y que nadie se parece a ti …
Recuerda que solo hay una persona capaz de hacerte feliz para toda la vida, y esa persona eres tú mismo….
Si hay gente que quiere entrar en tu vida, que entre, si hay gente que quiere salir que salga,…. Pero que no se queden en la puerta, porque molestan a los que quieren entrar.

Cosas que no pueden ser… ¡Aprende a aceptar las derrotas y vive el presente que el futuro ya llegara!

Dicen que nada es imposible, que con esfuerzo y constancia todo se puede conseguir, pero hay cosas que por mucho que hagas, intentes o digas, no puedes conseguir ya que no dependen de ti.
Así que, si lo has intentando una, otra y otra vez, y ves que no hay manera, aprende a rendirte, a aceptar la derrora y dar tiempo al tiempo y… ¡Vive el presente que el futuro ya llegara!

La "guerra" del amor

El amor es como una guerra, una guerra donde pones tu corazón, tus ilusiones, tus sueños, tu futuro, tu vida. En esa guerra, se lucha con gusto para conseguir tus sueños y los de la persona que amas, pero a veces puede ser dolorosa, ya que, como en toda guerra hay vencedores y vencidos.
En esta guerra no hay que rendirse, mientras dure esa “magia” ese sentimiento tan bonito, vale la pena dar todo por la persona que te hace sentir tan especial, tan único. Así que, ¡No te retires! ¡No te rindas en la primera batalla!, ¡Lucha hasta que no te queden fuerzas! ¡hasta que la "magia" se acabe! o hasta que la otra persona te diga que no hay nada que hacer, que no tienes posibilidades.

Y ya para terminar, si resultaste vencedor de esta “guerra”, valora, cuida y haz feliz a esa persona, y si por el contrario resultaste vencido. consuélate con el triste consuelo de saber que pusiste todo de ti, con que habrá más “guerras” que ganar.

¡El valor de la amistad!

La vida no se mide anotando puntos, como en un juego.
No se mide según los planes que tienes para el fin de semana o por si te quedas en casa sólo.
No se mide según con quién sales, con quién solías salir, ni por el número de personas con quienes has salido, ni por si no has salido nunca con nadie.
No se mide por las personas que has besado.
No se mide por la fama de tu familia, por el dinero que tienes, por la marca de coche que manejas, ni por el lugar donde estudias o trabajas.
No se mide ni por lo guapo ni por lo feo que eres, por la marca de ropa que llevas, ni por los zapatos, ni por el tipo que música que te gusta.
La vida, simplemente, no es nada de eso...
La vida se mide según a quién amas y según a quién dañas.
Se mide según la felicidad o la tristeza que proporcionas a otros.
Se mide por los compromisos que cumples y las confianzas que traicionas.
Se trata de la amistad, la cual puede usarse como algo sagrado o como un arma.
Se trata de lo que se dice y lo que se hace y lo que se quiere decir o hacer, sea dañino o benéfico.
Se trata de los juicios que haces, porque los dices y a quién o contra quién los comentas.
Se trata de a quién no le haces caso o ignoras a propósito.
Se trata de los celos, del miedo, de la ignorancia y de la venganza.
Se trata del amor, el respeto o el odio que llevas dentro de ti, de cómo lo cultivas y de cómo lo riegas.
Se trata de si usas la vida para alimentar el corazón de otros.
Tú y solo tú escoges la manera en que vas a afectar a otros y esas decisiones son de lo que se trata la vida.
Hacer un amigo es una gracia.
Tener un amigo es un don.
Conservar un amigo es una virtud.
Ser un amigo es un honor y un privilegio.

¡Ley de vida! Lucha por lo que quieres y sonrrie

Me he equivocado; pero he aprendido.
Me han herido; pero sigo adelante.
He sufrido; pero también he disfrutado.
He perdido; pero también he ganado.
He caído; pero me he levantado y he seguido adelante.
He llorado; pero también he reído.
No soy perfecto, pero intento mejorar cada día un poco más.
La dicha de la vida consiste en: tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar.
¡Lucha por conseguir lo que quieres, no dejes que nada te detenga y sonríe siempre aunque a veces no tengas motivos para hacerlo! ;)

Juegas, intentas dar todo para ganar y pierdes, fracasas

Perder nunca es plato de buen gusto, y más cuando entregas el corazón, pero así es la vida hay que perder a veces para ganar otras. Puedo haber perdió un amor, un sueño, pero conservo en mi vida a una mujer especial, a una grandísima amiga y al fin y al cabo es lo que cuenta. Pueden cambiar algunas cosas pero lo importante, como el cariño, ¡no¡ porque sé que nos queremos mucho.
Así que chicos eso que en la vida no ay que rendirse es falso, a veces hay que rendirse, una derrota a tiempo puede llegar a ser una victoria, y perder no es fracasar, el fracaso es cuando no pones todo lo que tienes para intentar ganar…